OEA condena gobierno Nica por violencia y muerte contra su pueblo !

asesino

Pese a la estrategia de “victimización” adoptada y el intento de boicot a la sesión realizados por canciller de Nicaragua,

Denis Moncada, con el apoyo de Venezuela y Bolivia, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Amer-

icanos (OEA) aprobó, con 21 votos a favor, la resolución que condena enérgicamente al Estado de Nicaragua por lo

s actos de violencia y muerte contra el pueblo nicaragüense.

El organismo sancionó la represión, violaciones de derechos humanos y abusos cometidos por la Policía del régimen,

grupos parapoliciales y otros actores contra el pueblo de Nicaragua, y exige el desarme de los paramilitares.

La resolución también condena los ataques contra el clero, el hostigamiento a los obispos que participan como mediado-

res en el Diálogo Nacional, igualmente los actos de violencia del pasado fin de semana en la Universidad Nacional Autó-

noma de Nicaragua (UNAN), contra la sede de Cáritas y otros manifestantes pacíficos.

Desde que se iniciaron las protestas en Nicaragua, la represión promovida por el gobierno de Daniel Ortega y

Rosario Murillo, a través de grupos paramilitares y la Policía Nacional, el saldo de muertos asciende a los 350,

más de dos mil personas han resultado heridas, hay decenas de desaparecidos que han ido apareciendo ejecu-

tados en las calles o en las morgues en los hospitales.Lea Además: En Vivo: OEA con amplia mayoría resolu-

ción que condena a régimen de Daniel Ortega

La resolución, que contiene ocho puntos, urge al Gobierno de Nicaragua y a los distintos sectores a que participen activa-

mente y de buena fe en el Diálogo Nacional, “como un mecanismo para generar soluciones pacíficas y sostenibles a la

situación que se registra en Nicaragua, y (para) el fortalecimiento de la democracia en ese país”, indica el documento.

Los Estados respaldan que se proceda a identificar a los responsables de los crímenes, a través de los procedimientos

legales correspondientes y exige el desmantelamiento de los grupos parapoliciales, que portan armas de guerra de uso

exclusivo del Ejército.

El Consejo Permanente establece en la resolución que solicitarán a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

(CIDH) y al Departamento para la Cooperación y Observación Electoral (DECO), al Alto Comisionado de las Naciones

Unidas para los Derechos Humanos, al secretario general de la OEA, y la Unión Europea, acompañar las labores de la

Comisión de Verificación y Seguridad.

Además establece el apoyo a los organismos independientes y la adopción de otras medidas y mecanismos de la OEA.

Elecciones anticipadas

En la resolución, el Consejo Permanente de la OEA exhorta al Gobierno de Nicaragua a considerar “todas las opciones

para lograr este objetivo, que colabore para la efectiva implementación de los esfuerzos tendientes a fortalecer las institu-

ciones democráticas en Nicaragua a través de la implementación de las recomendaciones de la Misión de Observación

Electoral de la OEA y que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo

Nacional”.

El embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, dijo que la aprobación de la resolución es un triunfo para

Nicaragua.

“La comunidad internacional ha reaccionado, estamos apoyando al pueblo nicaragüense, estamos al tanto de lo que está

sucediendo, la masacre que está cometiendo el Gobierno, estamos respaldando al pueblo de Nicaragua”, declaró el diplo-

mático.

Moncada continuó llamando a los manifestantes que demandan la salida del régimen de Ortega, “terroristas” y “golpistas”,

que “matan a policías”, y al “pueblo”, que son respaldados por grupos y gobiernos extranjeros que no mencionó.

Pero la estrategia de “victimizar” a un Gobierno que posee las armas, el control de las instituciones del Estado y que pro-

mueve el paramilitarismo no le funcionó.

“Lo que vimos hoy es que nadie lo cree, como vimos la propuesta del canciller de Nicaragua sacó tres votos y 21 en con-

tra, la mayoría de los países de la región no está reconociendo lo que dice el Gobierno de Nicaragua”.

Trujillo explicó que la resolución toma en cuenta los abusos cometidos por los paramilitares y de la Policía en contra de la

población y el Estado tiene la obligación de proteger a sus conciudadanos.

“Es un rechazo a la ideología, un rechazo a lo que está diciendo el Gobierno de Nicaragua, que son los responsables (de

los crímenes cometidos)”.

Trujillo dijo a los medios de comunicación que esperan no tener que seguir aprobando resoluciones en contra del Estado

nicaragüense y que el Gobierno pueda llegar a un acuerdo con la sociedad civil y con la Iglesia y puedan encontrar una

solución pacífica.

El embajador de Estados Unidos reiteró que seguirán pendientes de la situación en Nicaragua. Al final, se cierra la sesión

y el foro estalla en aplausos.

Pasado vergonzoso

Tras la amarga derrota, Denis Moncada se desató en insultos contra varios países. Uno de estos fue Chile, en referencia al

pasado de la dinastía de Augusto Pinochet. El embajador de Chile le respondió a Moncada sobre su triste papel de fiscal

militar en el caso del crimen contra Jean Paul Genie, en 1990, cuando absolvió a los militares sospechosos del asesinato

del adolescente. Moncada, sorprendido y humillado, responde: “Yo lo miro de frente porque somos personas decentes”,

luego cierra la más vergonzosa participación de un canciller que se recuerde en ese foro.

Moncada termina insultando

Furioso y derrotado, el canciller del régimen, Denis Moncada, se quedó sin argumentos y empezó una virulenta reacción

de insultos a países que desnudaron la brutal violencia de Ortega y Murillo. Rebuscando torpemente en la historia de vio-

lencia de América Latina, el militar en retiro intentó descalificar y ofender a las representaciones de Colombia, Argentina,

Chile y Estados Unidos. La vergonzosa diatriba inició contra Estados Unidos y siguió contra Colombia. “Cómo Colombia

puede enfocar el pueblo de Nicaragua, cuando tiene  una realidad, un techo de vidrio que le impide lanzar una piedra ha-

cia arriba. El que menos puede hablar de lo que he hablado es Colombia. ¡Vaya a resolver el problema de su casa y des-

pués conversamos para que intercambiemos prácticas de cómo mejorar la situación de derechos fundamentales!”, despo-

tricó.

El embajador de Colombia responde a insultos de Moncada y reitera la posición de su país. “Por haber vivido un conflicto

durante tantos años, por haber tenido que enfrentar la violencia, tengo la responsabilidad y autoridad plenas para referirme

a los hechos que hemos tratado”, dijo.

Tras tres sesiones en las que se analizó la crisis en Nicaragua, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este

miércoles con amplia mayoría una resolución que condena la represión del Estado contra las manifestaciones pacíficas ini-

ciadas el pasado 18 de abril y que han dejado, al menos, 351 muertos. Estos son los puntos más importantes de la resolución.

1. Identificar a los responsables. Los países, además de condenar la grave crisis de violación a los derechos humanos,

exigen al Gobierno identificar a los responsables de la masacre mediante los procedimientos legales correspondientes.

Hasta hoy, ninguna de las víctimas ha tenido justicia.

2. Desmantelar a los parapoliciales. En el mismo punto de la resolución, la OEA exige al Gobierno desmantelar los

grupos parapoliciales a fin de frenar la violencia. Estos grupos, conocidos también como paramilitares, actúan en coo-

rdinación con la Policía y portan armamento permitido únicamente al Ejército.

4. Retomar el diálogo nacional. Los países urgen al Gobierno y a los sectores de la sociedad civil que se reto-

me el diálogo nacional y que participen “activamente y de buena fe” como un mecanismo para la salida pací-

fica a la situación en Nicaragua. El diálogo se encuentra actualmente suspendido debido a la negativa de los

representantes del Gobierno de discutir temas de democrarización como el adelanto de elecciones en el país.

3. Ataques al clero. El documento, aprobado con 21 votos, condena los ataques al clero de Nicaragua y el

 hostigamiento a los obispos que participan en el diálogo nacional. La Iglesia ha sido blanco de amenazas por su

apertura a ayudar a los heridos y abrir las puertas de los templos para refugir a las víctimas de los ataques paramilitares.

En el mismo punto, la Organización condena el ataque a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN

Managua), donde el pasado fin de semana el gobierno inició una ofensiva que dejó dos jóvenes asesinados.

5. Colaborar con la democracia. La resolución exhorta a Daniel Ortega a colaborar con los esfuerzos para “fortalecer”

la democracia en el país. Le piden apoyar el calendario electoral acordado en el diálogo nacional. Los obispos le entre-

garon una carta a Ortega en la que proponen adelantar las elecciones para el 31 de marzo de 2019.

6. Apoyar a los investigadores independientes. Exigen al Estado brindar las condiciones necesarias a los miembros

del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en la investigación de los crímenes y al Mecanismo Es-

pecial de Segumiento para Nicaragua (Meseni) para fortalecer las instituciones democráticas. Ambos grupos fueron crea-

dos tras la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en la que se documentó la grave crisis de

violación a los derechos humanos.

7. Otras medidas y mecanismos de la OEA. En la resolución, los países dejan claro la disposición del Consejo Perma-

nente de considerar otras medidas y mecanismos que “estime apropiados” para buscar una solución pacífica a la crisis

en Nicaragua. Tras la aprobación, Andrés González Díaz, el representante de Colombia, mencionó uno de los recursos

que tiene la OEA: la Carta Democrática Interamericana.  “Yo dejo la importancia de que se empiece a aplicar esa carta

si no cesa la violencia”, dijo González.

8. CIDH continuará informando. Los países invitan a la CIDH a continuar informando al Consejo Permanente sobre el

funcionamiento de los mecanismos establecidos en el país, como el Meseni y el GIEI, y sobre la implementación de las

recomendaciones hechas al Estado. El Gobierno de Nicaragua no reconoció el informe de la CIDH y lo rechazó al llama-

rlo“sesgado, parcializado y carente de objetividad”.

9. Apoyo a los organismos independientes. Los países apoyan decididamente a los organismos de derechos humanos

que se encuentran en el país documentando la crisis, como la CIDH, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los

Derechos Humanos, el Secretario de la OEA y la Unión Europea. Los primeros dos organismos han sido criticados

por el Gobierno.

Rate this article: 
Sin votos (todavía)