Orale " LOPITO " El otro Yo de Zapatero !! Se ofrece a mediar en Nicaragua .

Mensaje de error

  • Notice: Undefined index: taxonomy_term en similarterms_taxonomy_node_get_terms() (línea 518 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 0 en similarterms_list() (línea 221 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 1 en similarterms_list() (línea 222 de /home/latinose/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
chancla

 

Orale manito ! ahora si despertaste ? Que los problemas del sur de México pueden afectar a tu país ! en hora buena,¿ Y que con lo de la no ingerencia en los asuntos de otros paises ? Es que tiene un verdadero interes en ayudar, a que ? A que Daniel gane tiempo para que aniquile sus oponentes, como lo intervención del ex-presidente español CHANCLETERO, perdón quise decir Zapatero; permitiendole a Nicolasno que armara su fraudulentas elecciones y que el regímen sobreviviera hasta la actualidad ! Piensa que la gente se comera esa patraña ! Oyeme " LOPITO " te me estas pareciendo a Peña Nieto,tan rapido se te pegaron las malas mañas !!

El ofrecimiento de México de mediar y facilitar el diálogo para coadyuvar a resolver los conflictos internos de Nicaragua y Venezuela, provocó rechazo y suspicacias de parte de exdiplomáticos nicaragüenses, dado a que dicho gobierno se niega a condenar la masacre del régimen de Daniel Ortega y dudan de su imparcialidad.

 

Otros actores, como la política y exguerrillera Mónica Baltodano, le dan el beneficio de la duda al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

 

El subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Maximiliano Reyes, manifestó el martes reciente, ante integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado mexicano, que el gobierno de López Obrador se ofreció como mediador y facilitador del diálogo para coadyuvar a resolver los conflictos internos que se viven en Nicaragua y Venezuela, con “respeto a su autodeterminación” y “bajo el principio de no intervención”..

El régimen de Daniel Ortega le tomó la palabra. El canciller de Nicaragua, Denis Moncada Colindres, viajará al país azteca este jueves, anunció el subsecretario Reyes.

 

Sin embargo, la reacción de otros sectores no ha sido tan abierta: el excanciller Norman Caldera rechazó de tajo el ofrecimiento de México, señaló que dicho gobierno debe sacar sus manos del país y recordó que el único mediador que se reconoce en Nicaragua es la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

“No los necesitamos. Aquí ya tenemos mediadores y es nuestra Conferencia Episcopal de Nicaragua”, señaló Caldera.

El exrepresentante de Nicaragua ante las Naciones Unidas (ONU), Julio Icaza Gallard, por su parte expresó que no se explica por qué México propone una mediación de carácter unilateral, ignorando a todos los países latinoamericanos que han hecho esfuerzos para buscar una solución a la crisis de Venezuela y Nicaragua.

“El ofrecimiento de mediación mexicano en el caso de Nicaragua genera todo tipo de suspicacias. Es bien conocida la campaña que ha venido realizando Ortega para demonizar a la Conferencia Episcopal en su papel mediador y el esfuerzo por involucrar a otros actores internacionales, con el objetivo de lograr un diálogo a su medida, siguiendo los pasos y el esquema del fracasado diálogo de los venezolanos”, dijo.

¿Por qué no dentro del Grupo de Trabajo?

México es parte del Grupo de Trabajo conformado el pasado dos de agosto por la Organización de Estados Americanos con 20 votos a favor y solo cuatro en contra.

El Grupo de trabajo lo conforman nueve países y lo presiden Canadá y Chile. Su objetivo es precisamente mediar para encontrar una salida a la crisis sociopolítica que vive el país.

Desde el primer momento el gobierno de Ortega rechazó al Grupo por “injerencismo”.

Es por esto que a los ojos de Icaza Gallard, “no se explica tampoco por qué este ofrecimiento de mediación se da de forma y con un carácter unilateral, ignorando el interés, la preocupación y el esfuerzo demostrado por todos los países latinoamericanos para buscar una solución a los problemas de Venezuela y Nicaragua”.

Icaza sugirió que lo primero que debería hacer México es dejar clara su política exterior para la región centroamericana.

“Todo lo que ocurre en la subregión afecta tanto a México que no puede ignorarlo y limitarse al simple reconocimiento de lo fáctico, so pretexto de dedicarse a resolver sus problemas internos”, añadió Icaza.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha evitado asumir una posición crítica frente a los regímenes dictatoriales de Venezuela y Nicaragua, alegando que lo que pasa en esos países son un “asunto interno” y porque no busca “pleitos”.

“Nosotros no nos inmiscuimos en asuntos internos de otros países porque no queremos que otros gobiernos, otros países, se entrometan en los asuntos que solo corresponden a los mexicanos”, dijo el líder izquierdista el pasado 6 de enero.

Esa fue la explicación que dio López Obrador cuando decidió no unirse a los países del Grupo de Lima, que desconocieron un nuevo gobierno en Venezuela de Nicolás Maduro, cuya legitimidad ha sido cuestionada por la comunidad internacional.

Para el exembajador de Nicaragua en Alemania, José Dávila, el mandatario mexicano tiene posiciones que no se corresponden con la línea de un gobierno democrático.

Posición incongruente de López Obrador

“México rompió con el Grupo de Lima al no querer reconocer que el gobierno de Maduro es ilegítimo, producto de elecciones fraudulentas; luego afirma que su país no se quiere meter en los asuntos de ningún otro para que nadie se meta con ellos; luego descontinúa la línea de su antecesor que en la OEA venía condenando la masiva violación de derechos humanos en Nicaragua, y de repente dice que quiere mediar en los conflictos de Venezuela y Nicaragua.

Demasiada incongruencia del señor López Obrador para las pocas semanas que tiene de gobernar, sobre todo porque él viene de ganar en elecciones democráticas en su país”, opinó Dávila.

El sociólogo y analista político Óscar René Vargas manifestó que el hecho de que México quiera facilitar una negociación política no significa que está a favor de Ortega.

“El resultado va a depender de la capacidad de negociación de las personas que participan en las actividades que se vayan a dar. No es México el punto débil, son los negociadores. Lo digo por la experiencia pasada, en mayo en adelante”, valoró Vargas.

El analista político recordó que el país azteca tiene mucha influencia en la región por las inversiones y el problema migratorio centroamericano también le preocupa, así que requiere tener una presencia política en la solución de la crisis.

El exvicecanciller José Pallais Arana aseveró que el término mediar desde el Gobierno de México no es lo más apropiado para Nicaragua.

“Usar la palabra mediar no lo consideramos lo más apropiado, porque la mediación la vemos única y exclusivamente mediante la participación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que fue escogida por las partes”, expresó Pallais.

No obstante, el exdiplomático aclaró que “puede participar México como garante, como asesor, como gestor oficioso previo para promover la reinstalación del diálogo, pero en el marco de la OEA, como integrante del Grupo de Trabajo”.

Delegación opositora a México

La exguerrillera Mónica Baltodano anunció que viajará a México a exponerle la situación del país al gobierno del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, como parte de un “trabajo de acercamiento” y “un esfuerzo de relaciones internacionales” de las fuerzas de oposición.

“En los próximos días vamos a ir una delegación a México. Una de nuestras tareas es ir a hablar con la gente del Gobierno (de México), para que conozcan directamente, de parte de una delegación de Nicaragua, lo que está sufriendo el pueblo”, dijo Baltodano.

La exguerrillera explicó que si en Nicaragua se está hablando de diálogo, debería ser bien visto “que haya gente que diga que se pueda acercar al gobierno para propiciar el diálogo”.

El excomandante sandinista Henry Ruiz dijo que si México quiere realmente recuperar su imagen ante la comunidad internacional, que lo haga apoyando al pueblo de Nicaragua en su lucha contra la dictadura de Daniel Ortega.

El subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Maximiliano Reyes, manifestó el martes reciente, ante integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado mexicano, que el gobierno de López Obrador se ofreció como mediador y facilitador del diálogo para coadyuvar a resolver los conflictos internos que se viven en Nicaragua y Venezuela, con “respeto a su autodeterminación” y “bajo el principio de no intervención”.

Rate this article: 
Sin votos (todavía)