" Diálogo verdadero,sin mentiras " le exigen a Ortega en Nicaragua.

pueblo !

El obispo de Granada, monseñor Jorge Solórzano, dejó claro que la Iglesia católica apoyará el diálogo nacional

siempre que sea “verdadero, no de mentira”.

El obispo explicó en la misa, el sábado pasado, durante la peregrinación por la paz y la justicia, en la que participa-

ron cientos de ciudadanos en la ciudad de Granada, que la Iglesia católica tiene cuatro condiciones doctrinales para

que el diálogo dé frutos y son: la verdad, justicia, amor y libertad.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) aceptó mediar y ser testigo en el diálogo nacional convocado por el pre-

sidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, con diferentes sectores de la sociedad civil para superar la

crisis que hay en el país tras la represión oficialista en contra de las protestas de los jóvenes universitarios.“Yo creo que

or Silvio Báez, y los obispos de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, y de León, monseñor Bosco Vivas Robelo, con-

forman la comisión mediadora de la Iglesia católica en el diálogo.

El jerarca católica estableció un mes como plazo para que el diálogo dé resultado, pues de no ser así los obispos se re-

tirarán como mediadores. Así lo hizo saber el cardenal Brenes el sábado a los miles que participaron en la peregrinación

por la paz y la justicia que congregó en Managua y que se replicó en Matagalpa, Rivas, Boaco, Chinandega, Granada y

Carazo.

Otras tres condiciones

En la misa que ofreció en Granada, monseñor Solórzano, mencionó que la segunda condición para un diálogo efectivo

es la justicia.

“Qué gran injusticia hemos visto estos días, asesinar a más de 63 jóvenes, todos hemos visto cómo les dispararan a ma-

tar y les han matado. Que no haya más injusticias en Nicaragua, tenemos que tener una paz que tenga la justicia, un diá-

logo que nos lleve a la justicia para que nunca más se den muertes en Nicaragua”, reclamó el obispo de Granada.

El obispo Solórzano dijo que la tercera condición sobre la que debe basarse el diálogo es “el amor verdadero”, y la cuarta

es la libertad.

“Que verdaderamente tengamos la libertad, que es lo que llamamos los pueblos desarrollados, la democracia. Que poda-

mos elegir a nuestras autoridades de una forma transparente y libre”, expresó el prelado católico.

Insistió el obispo de Granada que la democracia es fundamental para que en Nicaragua “no nos sintamos que nos están

espiando o nos están obligando a ir a marchas, si no nos corren del trabajo. Queremos una paz y un diálogo que nos dé

la libertad”.

Los que han sido invitados

Hasta ahora Ortega y los obispos no han acordado la fecha y lugar para que inicie el diálogo, aunque la CEN ya se encar-

gó de seleccionar a los representantes de la sociedad civil, sector privado, trabajadores y académicos que se sentarán en

la mesa.

Los obispos y el resto de sectores han dicho que es indispensable que los jóvenes universitarios autoconvocados que

lideran las protestas participen en el diálogo; sin embargo, ellos pidieron tiempo hasta mediados de mayo para poder or-

ganizarse. Los sectores acordaron esperarlos.

Los obispos invitaron a tres representantes por cada sector. Los que LA PRENSA logró confirmar son del grupo de la socie-

dad civil, el jurista Carlos Tünnermann; Azahalea Solís, por las organizaciones no gubernamentales, y el analista político Luis

Sánchez Sancho.

Ernesto Medina, rector de la UAM; el padre José Alberto Idiáquez, rector de la UCA, y el presidente del Consejo Nacional de

Universidades (CNU), Telémaco Talavera, representarán a la academia.

Los jóvenes autoconvocados rechazan la participación de Talavera por ser un funcionario del gobierno de Ortega con múltiples

cargos como asesor presidencial y vocero de la comisión del Canal Interoceánico.

Sánchez Sancho no se siente a gusto con Talavera como uno más de la sociedad civil, pero dijo que respeta la decisión de los

obispos.

Solís en cambio, rechazó la presencia de Talavera quien se ha desempeñado como asesor de Ortega y ha sido el vocero del

proyecto del Gran Canal.

“Sé, porque así me lo dijeron, que fue una condición de los obispos a Ortega el tener ellos la libertad de escoger y proponer a

quiénes integrarían el diálogo”, afirmó Sánchez, quien aceptó participar precisamente porque fue la Iglesia católica la que lo invitó.

Otro propuesto por la CEN que no agrada es Luis Barbosa, secretario general de la Confederación Sindical de Trabajadores

(CST), la cual es una organización que responde a Ortega, al ser parte de los sindicatos del FSLN.

Barbosa con José Espinoza, de la Confederación de Unificación Sindical (CUS), y Sandra Ramos, del Movimiento de Mujeres

María Elena Cuadra, representarán al sector trabajador en el diálogo.

Por los empresarios son los presidentes de Upanic, Michael Healy, y Rosendo Mayorga, de la Cámara de Comercio. No se

logró confirmar si José Adán Aguerri, presidente del Cosep, integra ese grupo.

Al centro monseñor Bernardo Hombach, el cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Silvio Báez, durante la homilía. La Prensa/Uriel Molina

Al centro monseñor Bernardo Hombach, el cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Silvio Báez, durante la homilía.

La Prensa/Uriel Molina

 

Movimiento campesino pide su espacio

Francisca Ramírez, líder del movimiento campesino, espera la respuesta de los obispos a la solicitud de que les dejen participar en el diálogo con el Gobierno.


Porras habla de “golpe de Estado”

Gustavo Porras, presidente de la Asamblea y quien responde a los intereses de la pareja presidencial, dijo ayer que las

protestas de los jóvenes fue “una acción criminal, desestabilizadora, buscando cómo dar un golpe de Estado” al régimen

de Daniel Ortega.

Porras incluso dijo en una reunión con trabajadores de la Asamblea, que los videos compartidos en las redes sociales de

las agresiones que sufrieron cientos de jóvenes a manos de los paramilitares orteguistas “son armados” para engañar a la

población.

“Vienen ustedes y toman una foto, de cualquiera de nosotros, ya la acomodás y decís: mataron a fulano y se lo tirás a cien

contactos (en las redes), ese inmediatamente dice ‘ah, mataron a fulano’ y ya creaste la zozobra, ya hiciste creer la mentira”,

afirmó Porras.

Para Azahálea Solís y el rector Ernesto Medina, el discurso de Porras lo que causará es un mayor clima de inestabilidad y

pone en duda que Ortega realmente le interesa un diálogo honesto.

 

Rate this article: 
Sin votos (todavía)