Cristina a Juicio: Jueces le permitieron comitiva de circo !

prisi

La expresidenta argentina Cristina Fernández se sentó ayer por primera vez en el banquillo de

los acusados para ser juzgada por presunta corrupción durante su mandato, casi tres años y me-

dio después de dejar el poder y en pleno clima electoral por su reciente candidatura a la Vice-

presidencia.

Poco antes del mediodía, y escoltada por un amplio dispositivo de seguridad, la jefa de Estado entre 2007

y 2015 llegó a los tribunales federales de Buenos Aires para participar de la apertura de un proceso que se

alargará alrededor de un año con 13 imputados en la mira, como su exministro de Planificación Federal,

Julio de Vido y el empresario Lázaro Báez.

También el exsecretario de Obras Públicas José López -detenido desde que en 2016 fue sorprendido ‘in

fraganti’ cuando trataba de esconder casi 9 millones de dólares en un convento-, aunque estuvo apar-

tado de los otros acusados por ser «imputado arrepentido» en otra investigación.

La causa se centra en las presuntas concesiones irregulares de 52 obras públicas viales, por unos 46.

000 millones de pesos (unos 1.000 millones de dólares), al grupo Austral, propiedad de Báez, estrecho

colaborador del fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y en prisión por presunto lavado de

dinero desde 2016.

El juicio -que contará con unos 160 testigos- cobra especial relevancia al comenzar apenas tres días des-

pués de que Fernández, actual senadora, anunciara su candidatura a la Vicepresidencia del país, con quien

fuera su jefe de Gabinete Alberto Fernández como candidato a presidente, de cara a la elecciones de octu-

bre próximo.

La Fiscalía apunta a que tanto Kirchner como su viuda fueron «jefes» de una «asociación delictiva» desti-

nada a apoderarse «de millonarios fondos públicos».

«Para lograr sustraer los fondos del Estado, los miembros de esta asociación, entre otros planes delictivos,

escogieron a la obra pública vial como uno de los medios propicios para obtener el dinero del Tesoro nacio-

nal y convirtieron en empresario de la construcción a Lázaro Báez, a quien habrían de enriquecer a lo largo

de 12 años a expensas del interés de la sociedad», leyó el secretario del tribunal.

De ese modo, el Ministerio Público sostiene que se creó una «maquinaria eficaz en base al diseño de un es-

quema de beneficios exclusivos y permanente para direccionar y sustraer fondos del Estado a favor de Báez».

Una vez transferidos esos fondos al constructor, según la acusación, una porción de ese dinero atravesaría el

«camino inverso» en favor de Néstor y Cristina Kirchner a través de maniobras como el lavado de activos a

partir de la actividad hotelera y el alquiler de propiedades inmobiliarias del matrimonio presidencial al propio

constructor.

Si bien Fernández no habló públicamente, y solo se la vio sentada junto a su abogado Carlos Beraldi atender a

la audiencia -a veces riendo y mirando el teléfono móvil-, horas antes de la sesión afirmó en Twitter que el juicio

es un «nuevo acto de persecución» con el que se busca montar una «cortina de humo» para «distraer» de la cri-

sis económica del país, al tiempo que negó los cargos.

En su opinión, el «único objetivo» era colocarla en el banquillo de los acusados «en plena campaña presidencial»,

algo que posteriormente fue negado con rotundidad por el ministro de Justicia, Germán Garavano.

«Lo que dice Cristina Fernández no es cierto, ella forma parte de un proceso que empezó y llega a una etapa que

tiene la posibilidad de defensa, el fiscal deberá probar que las personas acusadas cometieron delitos, con todos

jueces designados durante de su gestión», dijo Garavano en declaraciones radiofónicas.

Aunque el caso se inició en 2008 a raíz de una denuncia formulada por, entre otros, la actual diputada oficialista

Elisa Carrió, tomó impulso en 2016 después de que la Dirección de Vialidad Nacional del Gobierno de Mauricio

Macri denunciara que se encontraron una «maquinaria» que establecía sobreprecios del 50 % de media durante

el kirchnerismo.

La expectación por ver a la ex jefa de Estado sentada en los tribunales se hizo patente en el gran volumen de perio-

distas acreditados y el número de seguidores de Fernández apostados tanto a las puertas de su casa, cuando salió

camino de la sede judicial, como en los exteriores de esta, a pesar del cerco de seguridad policial dispuesto en la zona.

Además, lo que acontecía en los juzgados fue uno de los asuntos más comentados en las redes sociales, en las que se

libró una particular batalla entre etiquetas como «#LaBandaAJuicio» y «#FuerzaCristina».

La viuda de Kirchner, procesada en una decena de causas y en cinco de ellas con órdenes de detención, no puede ser

arrestada por contar con fueros parlamentarios desde que fue elegida en las urnas como senadora en 2017.

Rate this article: 
Sin votos (todavía)